Green Beret

Las cosas se empiezan por el principio, no? Si me pongo a hacer memoria videojueguil uno de los primeros títulos a los que jugué fué a este “Green Beret”. Corría el año 1985 y mientras Renault estrenaba un nuevo modelo del mítico Renault 5, la compañía japonesa que no tiene nada que ver con los gabachos pero me hacia ilusion sacar un dato retro de nombre Konami sacaba este juego (con problemas de personalidad, ya que también se le conoció como “Rush’n Attack”).

Puedo recordarnos a mi primo y a mi dejandonos las monedas de 5 duros en esta recreativa (“la máquina del de los navajazos“). Lo de los navajazos era un simplismo, pero joe, que quereis si el pobre no tenia otro movimieno para defenderse y poder salvar a sus compañeros. Eso si, en la primera fase podia portar un lanzallamas con el que freir a sus enemigos, en la segunda un bazooka para errr… bueno, digamos que el disparaba el misil, y el misil golpeaba a los enemigos… y en la última se liaba a granadazo limpio con los idems.

Hablando de los enemigos… está claro que aunque no se diga su procedencia… y sabiendo que el prota es yanki… y que los enemigos van muy tapaos… que hay nieve… y tienen misiles con estrellas rojas… ¿de dónde serán?. Aun asi para despistar, al final de la primera pantalla aparecia un camión con soldados karatekas (???). Todas las pantallas tenian algo asi al final, la segunda era un montón de perros, la tercera unos tios montados en una especie de helicopteros y la última, un intento de maestro de lanzallamas. Mucho ojo con quedarse quietos y hacer la estatua… por que pasados unos minutos aparece un avión y te bombardea sin remedio.

De los gráficos, el sonido y demás no merece la pena hablar, mejor lo descubris vosotros mismos. Ahi os dejo un video en el que podeis contemplar la calidad gráfica del juego (y no es una ironía; año 1.985). El sonido si que era un poco más ramplón, una marcha militar y poco más. Lo único destacable quizás sea la sirena que se escuchaba cada vez que comenzabas una partida (tuiiiiu, tuiiiiiiu…). Por lo demás, pues eso, un juego de la vieja guardia, arriba para saltar, izquierda, derecha, abajo para agacharse y dos botones, navajazo y arma especial. Fin de la historia. Ni combos, ni golpes especiales, ni nah… ¿para que más?

Perfil del redactor

"Aprovecha la vida, que solo hay una… y no te quedan Continues”. Es lo que piensa este leonés a diario que, gracias a un invento del Corte Inglés llamado Comunión, fue bendecido con una Master System antes siquiera de que su edad alcanzase las dos cifras. Aquello le produjo una crisis que aun le dura (y esperemos le dure mucho tiempo), convirtiéndole en un tifossi de los videojuegos, las nuevas tecnologías y en definitiva, un gran “friki de todo”. No concibe la vida sin poder conducir, sin música y mucho menos, sin cerveza.