Vendetta – V de Vendetta, M de Macetta, C de Camionetta…

Aunque el genial comic de Alan Moore a estas alturas pueda ser considerado «retro» (fué escrito a principios de los 80) no es de ese «Vendetta» del que voy a hablaros… aun asi, necesitaba hacer referencia a él de alguna forma para que el título del artículo fuera coherente. ¿Peleas callejeras? ¿Venganza? ¿Una chica raptada?… ¿más de lo mismo? No…

Pues no, no es «más de lo mismo», y es que este «beat ‘em up» de Konami, datado en el 1991, hace gala de algunos detalles que si bien no le diferencian en demasía del resto de «clones» del género… si que le imprimen un carácter propio muy especial.

Y como ya he gastado toda la pedantería que tenía reservada en el primer párrafo, ahora puedo ser «más yo» en el resto del artículo. Poniendome en plan abuelo cebolleta os diré que sería aproximadamente hacia 1995 cuando descubrí esta recreativa. La tenían en una pizzeria argentina, al lado de la cocina y quizás el jugar mientras olías a tomate, orégano y demás especias hacia la experiencia más enriquecedora… o quizás era solo el llegar a casa apestando a fritanga y pensando «Al menos no huelo a tabaco».

La trama del juego es digamos… del tipo «clásico» (por no decir, la misma de siempre). Malos raptan a chica, buenos emprenden su rescate partiendose el jeto contra cienes y cienes de enemigos. ¿Quiénes son los malos? Los «Dead End Gang»… es decir, «La Banda del Callejon Sin Salida«. Imagino que vivir en un callejón sin ninguna salida les obligó a raptar a Kate, protegida de Hawk, uno de los buenos. ¿Y quiénes son los buenos? «Los Cobras», nombre original donde los haya también. (La verdad es que la «Dead End Gang» se llama así por que la ciudad de la que son dueños se llama «Dead End»… pero es que la analogía «salida – Kate» tenia mucha más gracia…).

Si, dejó caer el porro justo antes de que le sacasen la foto.

Para desarrollar un poco más el tema de «los buenos»… podría hacer la tira de chistes con que cada uno tiene su color, en plan Power Rangers de mal barrio, Teletubbies o incluso fichas de Parchis. Pero no hace falta, ya que «Los Cobras» son… ¿como aquel equipo de bolos que salia en Los Simpson que se llamaba «Los Estereotipos»? Pues igual, uno por uno:

Ya tienes que ser cateto, pero cateto cateto… para que tu nombre de pila sea «Sangre». Es que hasta dudo que los canis poligoneros usen un apodo asi. «Ei mira, ahin viene el sangre». Como no podia ser de otra forma, viste camiseta roja y aparece cada 28 dias de calendario, más o menos. Y si no aparece, la has liao. Negro De color, ex-boxeador y como no, con gafas de sol.

Otro que tal lo baila. Halcón. Que vamos a ver, no es que yo sea ningun hacha en ornitología pero hasta donde conozco, los halcones son aves rapaces extremadamente ágiles y rápidas. Algunas especies pueden sobrepasar facilménte los 300km/h en las caidas en picado. Hawk es maromo que podría pasar por hermano de Hulk Hogan. Vamos, que el nombre también le viene perfecto y sobraría decir que no es ningún prodigio de agilidad, aunque mete unas ostias como hogazas de cinco kilos. En este caso va de azul y es el único dejao de los cuatro que lleva el pantalón roto. A su edad… hay que ver…

Si pensabais que iba a hacer el chiste FACIL (Very Easy, incluso) de los chicles… nanai, este blog tiene mucho más estilo que eso. Boomer es un maestro de artes marciales, fibroso y rubio. No me puedo meter con él ya que era mi favorito. No por nada en especial, si no por que los otros me daban todos TANTA pena que me veia obligado a elegir al «menos malo». En su favor diré que tiene una pinta de Van Damme que asusta al miedo (¿en su favor?).

Está claro que los programadores de Konami que pusieron nombre a los personajes lo hicieron mediante el viejo arte de «Abre el diccionario por una página al azar y señala, sin mirar, una palabra». Es la única explicación que se me ocurre para que un ex-militar convicto con peinado mohicano y camiseta verde se llame Sledge… que en inglés quiere decir «Trineo«. Para gustos…

CaniLandia 2048.

Los que veis en la imagen superior son los jefes finales (luego hablaré de los raterillos). El del medio es el más malo de todos, Faust. Empiezas robando bolsas de gusanitos en el kiosko y acabas asi, de jefazo de una banda, sin opositar ni nada. Es reseñable que un par de ellos (los dos de la derecha) usan un «arma» que les perjudica más de lo que les ayuda. El de debajo una sierra mecánica que acaba clavando en el suelo mientras tu le arreas de lo lindo. Lo mismo le pasa al de arriba, pero en este caso con un ancla (arrr! pececillos!). Hay alguno más pero no aparecen en la captura… quizás no llegaron a la sesion de fotos o simplemente no llegaron a un acuerdo de explotación de imagen. Para más inri, para terminar realmente el juego, una vez acabas con Faust… tienes que volver a cargarte a tooodos los malos, esta vez de dos en dos! Por suerte empiezan con menos vida… pero aun asi es un peñazo, que cuando crees que todo ha terminado… ale, vuelta a las andadas.

Lo de los raterillos (es decir, los malotes a los que tienes que arrear entre jefe y jefe) es caso aparte. No tienen la típica barra de vida, asi que no sabes exactamente si les quedan muchos palos o pocos. Para facilitar la tarea de ponerlos a tus pies no solo puedes golpearles cuando estan de pie, si no que puedes machacarles el costillar cuando estan indefensos en el suelo. Del mismo modo, si por alguna casualidad quedan colgando de algun bordillo, etc… tambien puedes pisarles las manos para que caigan y se rompan la crisma.

Además de todo esto tienes armas que van desde un neumático hasta la clásica navaja, pasando por un saco de harina, cócteles molotov, ladrillos y en definitiva todo lo que puedas coger. Mención especial al caldero… lo lanzas y se lo colocas en la cabeza a un enemigo que se pondrá a caminar sin rumbo fijo dando vueltas por la pantalla hasta que choque con algo o tu le partas la cara

El niño habia nacido con la cabeza en forma de caldero. La sociedad le rechazó y terminó metido a Latin King de segunda.

De fuego solo puedes coger una recortada, y como debería ser lógico, de un tiro, matas a un tio… no es como otros juegos en los que ves como las balas flotan hacia ellos.

No voy analizarlos uno a uno, por que la verdad es que son bastantes… pero a destacar quedan (con sus nombres «originales»):

El jugador de rugby con máscara de portero de hockey (¿?): mítico maromo al que le dan miedo los gatos. Curiosamente siempre aparece al lado de un cubo de basura… que al ser levantado, deja a la vista un gato con el consiguiente susto del tio este. Un show. Ahí le teneis en la imagen inferior, acojonaico por culpa de un minino. El de la derecha del todo es el «malote base» del juego, el otro un clásico yonki con navaja.

Madrid. Calle Montera. Miercoles. 17:30. El panorama de siempre.

La puta: entended que eramos jovenes y soeces, de ahi ciertos apelativos. Con corpiño de cuero negro y fustigando al personal pone orden en la calle. Es rubia con un extraño mechón de pelo morado. Si fuera blanco podria ser… merengue, o pasta de dientes… (deja vu?).

Os prometo que la imagen no fué buscada a drede. No. Que va. En absoluto. No lo intenté ni nueve veces.

Los maricones: esta vez el nombre es por algo. Aparecen cuando menos te lo esperas, tienen cara de George Michael y a la que te descuidas te agarran por detras y, movimiento pélvico incluido, te comen la oreja. Leí en internet que fuera de Japón censuraron a este personaje y no aparecía. Doy fé de que en la recreativa de aquella pizzeria si salían, y era momento de gran regocijo en el cual los alli presentes gritabamos cual hooligans exaltados «Los maricas, los maricas; que vienen los maricas!!!«. Ahora cuando pienso en aquella estampa me da vergüenza ajena, pero por aquel entonces… me parecía de lo más normal.. cosas de la edad, imagino.

Ventaja 123/B5 de esta imagen: no necesita un pie de foto gracioso.

Y la cosa «homosexual» no terminaba en estos clones de Boris hasta las cejas de acidos, nonono… ya que además, tenian mascota… ¿alguna vez os habeis cuestionado lo absurdo que seria un doberman gay? En este juego uno de los enemigos más molestos son los perros… te muerden y te impiden defenderte mientras tó Dios te zurra la badana. ¿Qué pasa? Que es verlos y echarte a temblar… cuando crees que ya te has librado de ellos y no vas a verles más, comienza el último nivel… y aparecen de nuevo… pero… con distintas intenciones, y si no me creeis, echadle un vistazo a la imagen… esta vez han cambiado su «forma de atacar».

Bobby siempre ha sido un perrito muy cariñoso con la familia.

Solo he puesto capturas de los más significativos, ya que todos aparecen en el video de final de artículo.

Pero no todo son gays, dominatrixes… dominatrixs… (¿cual es el plural de «dominatrix»?), patadas y violencia gratuita. Esta perla tambien tiene sus muescas de haberse caido al suelo (toma símil) y la principal es la dificultad. Ya de entrada según la recreativa que te encuentres jugarás con una cantidad de vida mayor o menor. Las «USA» son mas chungas que las «ASIA». Detalle común a ambas es que una vez te has terminado el juego, si por casualidad te quedan creditos en la máquina, la historia comienza de nuevo, pero en este caso aparecerán muchos más enemigos. Vamos, que por si habia sido poco, toma dos o tres cacetadas más.

Asi por la cara en las «ASIA» tienes el doble de vida al empezar, y teniendo en cuenta que (otra de las taras de este juego) cada piñote que te meten te levanta un buen trozo de vida… cuando querias darte cuenta se te habian acabado las monedas de 25 en un santiamén. Esto se mitiga un poco con la aparición de pollos asados, botellas de leche y demás (que ya me direis vosotros que coño hace un plato de pollo asado con guarnición dentro de un cubo de basura), pero tampoco da para tanto. Otro problema es algo que ya comenté, y es que los enemigos no tienen barra de energia, asi que no sabes exactamente a quién debes pegar antes, o con quién debes gastar que objeto.

Por lo demás el juego es digno de ver, y de no haberse visto eclipsado por otros «reyes» como el Final Fight o el Streets of Rage, a dia de hoy sería mucho más conocido. Cualidades no le faltan, los gráficos son vistosos y coloridos. Los personajes están bien animados, tanto por sus animaciones básicas como por las «extra» (como cuando te dan una patada en las partes, como se encoge el tio). Otro punto a favor es la cantidad de detalles como strippers que se asoman a la puerta rota de su local cuando pasas, gente que sale despavorida al ver como te lias a navajazos en plena calle… detalles que le dan vidilla al entorno y ayudan a que te «sumerjas» un poco más en el juego.

El video es un poco largo, lo admito… pero es que «resumir» todo el juego, con su intro, sus fases, los bosses y el final, asi a pelo… otra cosa no se puede hacer, a pesar de la duración merece la pena aunque solo sea por ver a los maricas, a los borrokas, a los doberman gays, la dominatrix y demás fauna. Ale, espero que os guste… y recordad, por cada comentario que escribís, una seta nace xD

Perfil del redactor

"Aprovecha la vida, que solo hay una… y no te quedan Continues”. Es lo que piensa este leonés a diario que, gracias a un invento del Corte Inglés llamado Comunión, fue bendecido con una Master System antes siquiera de que su edad alcanzase las dos cifras. Aquello le produjo una crisis que aun le dura (y esperemos le dure mucho tiempo), convirtiéndole en un tifossi de los videojuegos, las nuevas tecnologías y en definitiva, un gran “friki de todo”. No concibe la vida sin poder conducir, sin música y mucho menos, sin cerveza.