No me seas Wii-pollas . 1 . Sega Activator.

Revolucionaria experiencia. El futuro de los videojuegos. Mejor invento del año. Cosas como estas se pudieron leer a la salida de la Wii. Cierto es que la consola y su manera de entender la diversión son algo único actualmente, por lo que es normal que hordas de Nintendo Fan Boys la quieran poner por encima del resto con excusas argumentos como: es que nintendo siempre va un paso por delante de la competencia.

¿Ah si?

Corria el año 1993 cuando Sega presentaba el “Activator”, un invento que prometía hacernos jugar de una manera poco convencional… usando nuestros propios movimientos. He de decir que la primera vez que vi el “Activator” en una revista me quedé literalmente flipao. Tanto que aún tengo en la retina la imagen que acompañaba al artículo (podría haberla buscado y escanearla, lo siento, son cajas y cajas de revistas sin ordenar xD): en la imagen aparecia un maromo de los 90 con coleta y todo haciendo una suerte de patada voladora… y en la tele en la que estaba jugando, Axel del Streets Of Rage… ¡¡¡realizando el mismo movimiento!!!

Esto la es leche! -deciamos- imaginate, jugar al Sonic haciendo como que corres, y cuando saltas, salta el personaje… o zurrarte al Mortal Kombat! – Y ahi ya nuestra imaginación comenzaba a volar, que si jugar al FIFA, que si como se haria para correr, momento en el que alguien siempre decia “como va a ser, ¡asi!” y se ponía a hacer el imbecil correr sin moverse del sitio, con el descojone general, descojone acompañado de algún insulto y/o agresión.

El primo de un amigo de mi hermano me ha dicho que si dices “Cthulhu” mientras estas dentro, a Sonic le salen alas. Te lo digo en serio.

Dejando el “bullying” aparte, esto un claro ejemplo de publicidad engañosa por que al final resultó que el cacharro este no funcionaba de esta forma. El sistema era bastante sencillo. Un octógono formado por piezas de plástico unidas entre si. Ocho son los lados de un octógono y ocho las correspondencias con el mando de la Mega Drive. Un lado era el botón A, otro el B, C, Start, Arriba, Abajo, Izquierda, Derecha. Ya tenemos el Pad completo.

Cada lado emitia un haz infrarrojo que al ser interrumpido por el usuario, activaba el botón correspondiente. Suena genial, ¿eh?. Pues fallaba como una escopeta de feria. Para empezar, nada de suelos reflectantes. “Dios Santo! si en aquella época se llevaba el terrazo!” direis… si, un horror que hacia que el personaje se convulsionase como si sufriera un ataque de almorranas y asma… a la vez.

Por extensión, nada de techos reflectantes… aunque esta condición fuera bastante más sencilla de cumplir, siempre que no jugases en la habitación de tu hermana… con aquel extraño espejo encima de la cama (¿para que querría algo asi?). También habia que tner cuidado con la luz excesiva… entendiendose luz excesiva la normal que hay un dia a la 1 de la tarde… no es que el “Activator” fuera descendiente de el Conde Drácula, es que la luz “excesiva” también hacia que el cacharro funcionase como le diera la gana. Vamos, que al invento solo le faltaba que no le pudieras dar de comer despues de las 12, para ser un puto Gremlin… ya que obviamente tampoco se podia mojar.

Este bicho y el Activator venian con las mismas instrucciones respecto de su cuidado.

Además de todo esto, cada vez que querias jugar de nuevo tenias que recalibrarlo, haciendo una especie de rito tribal en plan “conecta el activator, mete el juego, alejate 10 metros, espera 20 segundos, acercate, da Start, blabla” (está en el último video).

Ciertos juegos salieron ya “preparados” para ser utilizados con este engendro, como por ejemplo el Streets Of Rage y el Eternal Champions. Este último era un tipo Street Fighter, con curiosas novedades respecto a lo que eran los juegos de lucha por aquella epoca. Como casi siempre pasa, “novedad” en el mundo de los videojuegos va asociado a “fiasco”. Por ejemplo, recuerdo que en este juego podías lanzarte cañonazos de un lao a otro de la pantalla. Los programadores pensaron “Joe, con esta tecnica los combates van a acabar siendo uno a cada lado del escenario, tirandose cosas….” asi que para evitar eso pusieron una barra de energía que se drenaba conforme usabas ataques especiales, si llegaba a cero, no podias realizar más. Genial invento si no fuera por que a alguien se le olvidó implementarlo también para la computadora, asi que mientras tu tenias los ataques limitados, la consola podía hacerlos tantas veces como quisiera.

Lo que si fué una novedad interesante, y que provocó que fuera asociado al Activator, era la manera de ejecutar los golpes especiales, ya que en este juego no habia “movimientos tipo hadouken”. ¿Os habeis parado a pensar como sería realizar el típico “Abajo, Delante, Puñetazo” con el Activator?” Imposible, para pasar de Abajo a Adelante, tenias q cortar el haz de otro botón y… bueno, imaginaos el cirio que se montaba.

A pesar de todo hay que reconocer que el artilugio estaba curioso, y siempre eran de agradecer intentos como este de añadir nuevas posibilidades al mundo de los juegos. Aquí quedan un par de videos, el primero es parte de la demostración en el WCES del 93 y el segundo, el video que se adjuntaba con el cacharro para que aprendieras a usarlo, MUY recomendado de ver. Y lo de siempre… si te ha gustado, meneanos un poco 😉

 

Perfil del redactor

"Aprovecha la vida, que solo hay una… y no te quedan Continues”. Es lo que piensa este leonés a diario que, gracias a un invento del Corte Inglés llamado Comunión, fue bendecido con una Master System antes siquiera de que su edad alcanzase las dos cifras. Aquello le produjo una crisis que aun le dura (y esperemos le dure mucho tiempo), convirtiéndole en un tifossi de los videojuegos, las nuevas tecnologías y en definitiva, un gran “friki de todo”. No concibe la vida sin poder conducir, sin música y mucho menos, sin cerveza.