Lo siento, hay que hablar de futbol!!!

Vale, si, esto es un blog (o al menos lo intenta) de contenido meramente friki-videojueguil. Pero este domingo se va a dar un hecho curioso, los dos equipos que fueron atracados a mano armada en Korea se ven las caras para hacer un poco de justicia.

Y ahi es dónde puedo empezar a hablar, por que me remonto al año 2002, luego ya cuenta como retro… o casi. Año 2002. Lo recuerdo como si fuera ayer: sentados en los sofas de un cafe-bar-cyber de nombre BlueNet veiamos indignados como nos quitaban de las manos lo que tanto ansiabamos aquel verano. Ver como desde la otra punta del mundo, Camacho (y sus “camachinas”) junto a Joaquín, Morientes y Cia. lograban el (de momento) imposible pase de cuartos. Y no era por malos, no era por vagos o lentos… fué un señor robo de la mafia de la FIFA (también conocida en aquella época como “la mafifa”) . Mismo robo habían perpretado dias atras contra Italia, y nosotros ignorantes nos reimos de la situación. El siguiente video puede provocar graves brotes de cólera…

¿Por qué no dejaron que Helguera matase al árbitro en aquel mismo momento?. Ahora bien, para ser aun más retro tampoco podemos olvidar el mundial de 1998, Estados Unidos. Un codazo de Tasotti a Luis Enrique no sólo le rompía la nariz a éste último, si no que además, nos dejaba definitivamente sin pasar de cuartos en aquel extraño mundial dónde “fútbol” se decia “soccer” (y yo pensando que “fútbol” venía de “foot-ball”…)

Y ahora si quieres ver nuestra predicción, lee (más..)

De modo que de nuevo nos tenemos que ver la cara con la “azurra”, ¿pasará España esta vez de cuartos? En Retrobis via Super Sidekicks 3 hemos hecho un intento de predicción.. y esto es lo que ha salido:

En fin… ya decia yo que Aragonés se equivocaba al no convocar a Ourique, ¡¡¡si según nuestra bola de cristal va a hacer un hat trick!!! >_<!!!

Perfil del redactor

"Aprovecha la vida, que solo hay una… y no te quedan Continues”. Es lo que piensa este leonés a diario que, gracias a un invento del Corte Inglés llamado Comunión, fue bendecido con una Master System antes siquiera de que su edad alcanzase las dos cifras. Aquello le produjo una crisis que aun le dura (y esperemos le dure mucho tiempo), convirtiéndole en un tifossi de los videojuegos, las nuevas tecnologías y en definitiva, un gran “friki de todo”. No concibe la vida sin poder conducir, sin música y mucho menos, sin cerveza.