“Braid” para Pc y Mac – Solo por 5€ más!

Ere mah bonita que una llanta resien pintáh!

Pues si, ya seas un muerto de hambre con un sobremesa de 599€ made in Mediamarkt o un pijiguay con tu MacBook Pro de 2499€, en poco tiempo podrás disfrutar de este juego sin usar la Xbox 360.

He de confesar que la primera vez que escuché de él, pensé “Vaya, ¿una marca de llantas poniendo nombre a un juego?”.

Tras quedar de ignorante conmigo mismo, descubrí que no, que en la vida hay algo más que sexo coches y que “Braid” en inglés quiere decir “llanta” “trenza” (o trenzar o algo asi).  El juego no va de trenzas ni de trenzar, pero tuvo a Sparky absorto ante su televisor tanto tiempo que olvidó su nombre y quién era (otra vez).

“Braid” es una ingeniosa mezcla entre juego de plataformas y puzzle ¿platafuzzle? ¿puzzleformas?, colorido tipo “Rainbow Islands” pero en moderno, una música tranquilita que recuerda a la del Crayon Physics Deluxe y un más que atractivo precio, que si mis fuentes no fallan es de 15€ para Xbox 360 (a pesar de que su creador, Jonathan Blow, hubiera preferido algo más baratito).

La cosa es que (según parece) programar/producir para PC o Mac es más caro (o eso, o que creen que los PC-Gamers son unos pardillos) y se rumorea que el precio final para PC/Mac será de 20€. A pesar de esa pua con el precio todo, pronto podremos echarle el guante a Tim (el protagonista de videojuego PEOR vestido de la historia) y ayudarle a rescatar a la princesa, y es que ese es el o.r.i.g.i.n.a.l.i.s.i.s.i.m.o. argumento (quizás lo único en lo que cojea este título).

Perfil del redactor

"Aprovecha la vida, que solo hay una… y no te quedan Continues”. Es lo que piensa este leonés a diario que, gracias a un invento del Corte Inglés llamado Comunión, fue bendecido con una Master System antes siquiera de que su edad alcanzase las dos cifras. Aquello le produjo una crisis que aun le dura (y esperemos le dure mucho tiempo), convirtiéndole en un tifossi de los videojuegos, las nuevas tecnologías y en definitiva, un gran “friki de todo”. No concibe la vida sin poder conducir, sin música y mucho menos, sin cerveza.