Ser HATER es lo que #másmola

Desde hace unos años, y últimamente cada vez más, me vengo preguntando si soy el único que aún recibe con ilusión el anuncio/lanzamiento de nuevas plataformas, nuevos juegos, o casi cualquier cosa relacionada con la industria del videojuego.

Hace unos días se presentó Xbox One. Hace poco más de un mes se presentó PS4. Todo son problemas, pegas, quejas, caras de culo y puños en alto contra las respectivas desarrolladoras de hardware. ¿Qué coño pasa?

No tengo ni la menor idea, pero si tengo una opinión:

Hobby Consolas nº10

Hobby Consolas nº10

Ser HATER es lo que #másmola

Cuando era un crío, cuando mis amigos y yo empezábamos a leer sobre los lanzamientos de las posibles nuevas plataformas en aquella vetusta Hobby Consolas, nos pasábamos horas y horas debatiendo, fantaseando… ¡peleando incluso!. Todos queríamos que nuestra compañía favorita tuviera la mejor consola.
Recuerdo con mucho cariño las primeras páginas que se le dedicaron a la Super Famicom y al Super Mario World. Recuerdo con más cariño aún ese nº10 de Hobby Consolas, con ese Super Mario World en portada, esa pegatina holograma de regalo… y, ¡ese análisis del juego de portada a manos del mítico (y buen amigo) The Elf! Y, como no, esa caricatura horrenda con el redactor a lomos de un Yoshi más horrendo aún.

¿Tenéis idea del número de veces que pude llegar a leerme ese artículo? ¿Y la revista entera? ¡Estaba ansioso por ponerle las zarpas encima a esa Super Nintendo. ¡A ese Cerebro de la Bestia!

Con la edad, aprendemos a controlar esas emociones desenfrenadas que nos hacen abrir un regalo de Reyes o Papá Noel al grito de “Nintendo Sistifoar”. Pero la curiosidad, las ganas de ver el cacharro de turno y de lo que es capaz, incluso el descubrir como será la animación de arranque del sistema, deberían seguir ahí.

Deberían…

Pack of HatersPero no. Hoy en día mola mucho más el que demuestra su amplio conocimiento de El Sector™ cagándose en la puta madre del que presenta cada nuevo lanzamiento, despellejando cada nueva consola, poniendo a parir nuevas IPs o sagas ya consolidadas. ¡Da igual!. Nada mola. Todo es una mierda. ¡Y tu madre es calva!.

Es como si la única manera de demostrar que poseemos el conocimiento absoluto, la gran sapiencia videojueguil, fuera a golpe de descalificación, al más puro estilo Belén Esteban.
Algo así como, “yo estuve allí…”, “yo jugué a…”, “yo he visto todo lo de…”, “y por eso tengo la razón, y todo lo demás es una súper mierda”.

En un principio, este tipo de reacciones y comentarios eran más propios de medios independientes, blogs personales y barruntes de individuales en redes sociales. Pero con el paso del tiempo, por una parte, algunos medios de los llamados “profesionales” se han dado cuenta de que el HATER vende, y que proporciona unos números de visitas “mu ricos” – vamos, lo que viene siendo prensa amarilla de toda la vida -. Y por otra parte, me imagino que esos HATERS que empezaron de una manera más modesta, han ido escalando posiciones.

El caso es que unos por otros, la casa sin barrer, y esto parece una tertulia tipo Sálvame. ¡Que viva la polémica y que viva el “todo esto es la misma mierda”!

Puedo entender que a los consumidores les toque los bemoles que la última máquinita de turno no sea retrocompatible con su generación anterior – claro, como si Super Nintendo hubiese sido retrocompatible con NES – , o que la compañía X limite su sistema para que no acepte juegos comprados de segunda mano – señores, BREAKING NEWS, esto es un negocio -. Vale. Pero algo habrá que les guste ¿no? Aunque sea poder subir a YouTube, con solo pulsar un botón, esa ultima muerte causada por una granada que ha rebotado en tres paredes y un talibán.

Terminando con el ejemplo que ponía al principio de la entrada: Tras la presentación de las nuevas consolas, no hago más que escuchar críticas de todo tipo. Que si la Xbox One es un TDT. Que si Sony no ha enseñado la forma de PS4. Que si…. ¡Venga ya! ¡Que para poder jugar, tienes que estar mirando a la pantalla, no a la consola! …

En fin…

Me dejo en el tintero un montón de ejemplos más, pero creo que este tema da para mucho debate, así que me los voy a ahorrar para otro momento… o, mejor dicho, otro soporte.

Solo terminar dejando bien claro que, el día que deje de gustarme esta mierda… el día que deje de ilusionarme por un nuevo lanzamiento… tened por seguro que emigraré a otro sector si o si. Aunque eso suponga tener que vender tornillos en la ferretería de la esquina.

Perfil del redactor

Product Manager @ Namco Bandai. Trabajando 27 horas al día, apagando fuegos, devorando material subversivo y echando fotos, desde 1981.