G.T.A.C.A : La maté porque era mía (resucitando una Famiclon)

Venga, que levanten la mano los que alguna vez hayan matado una consola por meterle el transformador del voltaje que no era. Seguro que no fue a propósito (nunca lo es…), un día os entró el calentón, la consola estaba lista y el único transformador a la vista entraba perfectamente. Lo siguiente que recuerdas es tirarte de los pelos mientras maldices una pantalla en negro junto a una consola muerta. Pues bienvenidos al Grupo de Terapia de Asesinos de Consolas Anónimos (G.T.A.C.A. para abreviar), dejad que me presente: Hola, me llamo Marcos y soy asesino de consolas….

Mírala que mona, ya va siendo hora de que vuelva a dar guerra

Esto ocurrió una mañana de verano, hace ya muchos años (allá por el 91 más o menos). Mi primera consola fue una Famiclon, pero Famiclon “de verdad”, china hasta la médula. Era de las que imitaban el diseño de la Famicom, a excepción de la pegatina del frontal da el pego bastante bien. En su momento me la regaló una amiga de mi madre, no tengo ni puñetera idea de donde la sacó pero al estar en chino todo la verdad es que nos costó muchísimo averiguar siquiera que era un clon de NES. Por aquel entonces yo solo conocía las NES/NASAS de mis amigos y esto se parecía a una NES lo que un huevo a una castaña (amarilla, slot de cartuchos vertical de 60 pines, mandos dorados “cosidos” a la consola, sus juegos no le valían a nadie…). Pero lo mejor de todo era que era gratis, así que tampoco íbamos a ponerle pegas. Además venía con el que sería mi primer videojuego: el Galaga,impresionante los vicios que le pude dar a ese cartucho.

El tiempo pasó, y el hecho de no poder comprarle juegos nuevos (era un poco difícil por aquella época encontrar juegos de importación) hizo que finalmente compráramos una NES de verdad. Bueno, eso y que pilláramos una oferta de consola con 3 juegos por 5000 pesetas. El caso es que la famiclon pasó a un segundo plano, es decir que fue directa al fondo del armario mientras conectábamos la flamante nueva consola. Pasó otro año y un día de morriña decidí que iba siendo hora de volver a echarle unos vicios al Galaga.

La saqué del armario, desenchufé la Nes, miré el adaptador de ambas consolas (9v), pensé “ah, si son iguales, para qué sacar más cables”, enchufé la famiclon, encendí la tele… Nada, pantalla con ruido blanco. Miré la consola, le dí al botón power… nada, esto seguía igual. Botón power parriba, pabajo, parriba… Y de repente oigo un “PLAF!!” seguido de un humillo negro que salía de la consola. El ruidillo se podría equiparar al grito de un mosquito mientras lo aplastas con la mano, aunque el olor a quemado solo se puede comparar a los sueños de la infancia que se disuelven en el aire mientras piensas “¡¡¡Si el transformador es de 9 voltios!!! ¡¡¡Igual que el otro!!!” .  Me quedé en blanco durante un rato, hasta que me dí cuenta de la bronca que me podía caer si se enteraban del crimen. Recogí el cadáver como mejor pude, lo embalé otra vez y abrí las ventanas para que se ventilara el olor a muerto. Por suerte la consola no volvió a salir del armario, pasaron los años y después de muchas consolas la pobre famiclon cayó en el olvido.

Hace poco me volvió a entrar la morriña del Galaga. Aun tengo el cartucho dando vueltas por casa, y aunque ahora tengo otra Famiclon de 60 contactos no es lo mismo. Quería recordar el juego “de verdad”, conectado a mi primera consola. ¿Sabéis que hora era?

¡¡¡Hora de chapuzas!!!

Al lío

Para empezar, un poco de “teoría”. Las consolas se queman por el hecho de meterles el voltaje que no es, bien por meterles de más o bien por meterlo con la polaridad cambiada (positivo en negativo y viceversa). En este caso, ambas consolas usan alimentación de 9 voltios, pero con un detalle del que en aquella época no tenía ni idea: La NES usa 9 voltios “AC” (corriente alterna) mientras que el clon usaba “DC”. En cristiano, corriente alterna quiere decir que la polaridad va cambiando (a veces es 9 voltios y a veces -9), para la famiclon es como si le hubiera metido el transformador del revés, y por eso quedó frita.

Desarmar esta consola es tremendamente fácil. Solo tiene cuatro tornillos de estrella que están a la vista, en 5 minutos ya estaba con las tripas al aire. Lo primero que llama la atención es que esta es una réplica bastante buena, no como las onechip que abundan últimamente. Los chips están al aire, se distingue perfectamente cpu, ppu, ram… para la época era una copia casi perfecta.

Las tripas de la consola, nada que ver con los One chip de hoy en día

Y una comparación con la famicom original, foto cogida de aquí: http://www.retroisle.com/others/nintendones/Articles/insidefamicom.php

El circuito adaptador de corriente era otra historia. Hoy en día es raro que se quemen circuitos así, normalmente suelen llevar alguna protección para que si metes el transformador del revés no explote todo. Con un diodo (no se si llegan al céntimo si se compran a escala industrial) habría sido suficiente, pero los diseños chinos son malos y rácanos hasta para eso. Además el circuito adaptador de corriente tiene un diseño muy raro, en concreto el interruptor está después de adaptar de 9 a 5 voltios (entre otras cosas), lo que significa que aun apagada la consola sigue consumiendo luz… ¿meloexpliquen? Bueno un efecto positivo de eso es que aun con la consola apagada se la puede sintonizar… impresionante.

100_6126

Total, que echándole un ojo al circuito se podía ver perfectamente lo que explotó, un condensador. Bueno, explotar explotar… más bien se desintegró. Sólo quedaban sus restos carbonizados, y era imposible de distinguir el valor que tenía originalmente.

100_6088

Primer plano del condensador explotado… adivina cual era su valor

Después de indagar por internet no encontré demasiada información (la gente no suele subir fotos de calidad de las placas de famiclon), pero sí que llegué a la conclusión de que ese condensador solo era para limpiar un poco la señal de entrada de interferencias. Los adaptadores de corriente no dan 9 voltios constantemente, a veces dan un poco más o menos, lo que hace que haya “ruido” en el circuito.  Este condensador se encargaba de eso, quitar un poco de ruido de entrada, y por el tamaño podría ser de como mucho 100uf /16v (el voltaje iba un poco a ciegas, pero viendo el resto de condensadores y los voltajes de entrada supuse que tenía que ser como mínimo 16v). Tenía uno de estos a mano, así que puse uno nuevo.

Circuito reparado… todo “muy profesional”

 

El otro componente quemado era el transistor 7805, que hace el cambio de 9 a 5voltios. Solo había que desoldar y poner el nuevo, en medio minuto estaba cambiado. En total habré gastado menos de 1€ en recambios, como veis en este caso es algo bastante sencillo, ahora tocaba hacer algunas pruebas (la parte que más me gusta 🙂 ).

Primero de todo comprobé que la placa estaba reparada y daba 5v. Después pasé a probar ya con un par de juegos, aprovechando que tenía el adaptador de juegos PAL a Jap.

Probando el Bubble Bubble, este os lo enseñé ya ¿no?

Cuando vi que estaba todo en orden volví a cerrar la consola y a montarlo todo como estaba. Y ya que estábamos, a jugar al Galaga como diox manda.

Hay que gustico da el cartuchito azul, hasta que no pase el nivel 20 no paro

Trabajos futuros

No se si os habéis fijado, pero la consola solo tiene salida de antena, lo cual da una imagen con niebla e interferencias por un tubo. Tengo pensado adaptarle la señal de audio/video para poder usar conexión de video compuesto (molaría hacerle la salida RGB, pero de momento con esto me conformo que no hay tantos tutoriales por internet…). Para eso intentaré replicar el adaptador de la señal de video que tiene otra de las famiclones que tengo, no es demasiado difícil. En realidad, solo es un amplificador de señal, en cuanto saque el esquemático con el circuito no debería de costar demasiado de hacer.

Pero eso ya lo dejo para otro día, de momento tengo suficiente para darle un par de vicios a la consola :). Por cierto, en la anterior entrada comenté el puerto de expansión de la NES Europea, que estaba tapado por la carcasa. El caso es que la Famicom no tiene ese puerto, en su lugar tiene un puerto de mandos específico para periféricos en el frontal, usado para la pistola del Duck Hunt o para el conector de 4 jugadores por ejemplo. Dado que la consola japonesa tenía los mandos soldados a la placa, ese puerto extra era bastante necesario, pero la Europea tenía zócalos para los mandos. Ese puerto extra se adaptó en las Europeas/Americanas precisamente usando el segundo puerto de mandos, pero por compatibilidad (un “y si al final es necesario”) también se adaptó con un puerto de expansión en la parte de abajo de la consola. Una curiosidad más, este puerto de expansión tiene bastantes más pines, por ahí se le puede enchufar entre otras cosas audio, o acceder a los registros de la CPU. Hay algunos adaptadores caseros que permiten enchufar los periféricos japoneses a este puerto.

Y hasta aquí por hoy, la semana que viene ¡¡otra chapuza!!

Perfil del redactor

Nací en el 83, desde entonces he ido descubriendo que los errores se acumulan y los aciertos desaparecen rápidamente. Mi primera consola fué una NES clónica con el galaga, luego pasé a supernintendo, PC y otros sistemas con dos mandos y muchos bits. Informático de profesión, se me conoce como "el que trabaja ordenadores" y "el destructor de consolas".