Ultimas entradas


Umihara Kawase – Al fin una chica nos tira el anzuelo

Con los videojuegos pasa a veces como con las personas: hay juegos con los que lamentamos haber perdido un solo minuto de nuestro precioso tiempo, y hay juegos que lamentamos no haber conocido antes. Umihara Kawase, el juego que nos ocupa hoy, pertenece al segundo grupo. Apareció en 1994 para Super Famicom y no se distribuyó fuera de Japón. Aparte de quienes hayan podido conseguir este rarísimo título gracias a tiendas de importación, la mayor parte de quienes ahora conocemos este juego lo hemos hecho gracias a los emuladores. Ese es mi caso y, por tanto, no fue hasta el año 2000 que tuve mi primer contacto con este magnífico juego para la máquina de 16 bits de Nintendo. Y,…

¡¡¡Feliz 2008!!! (y no vale rima alguna)

Todo el nutrido (pFF) grupo de gente que formamos RetroBits os deseamos una feliz entrada de año 2008 y mejor salida! Como creo que ya dije alguna vez, en un blog en el cual no se habla de “novedades” no se puede decir que “a ver que nos depara este año blablabla”, ya que en la temática que manejamos está todo deparado ^_^U Pero aun asi, ojalá podamos seguir escribiendo poquito a poquito más y más artículos, mejorando nuestro estilo o incluso añadiendo más gente al equipo de dos que somos. En verdad quiénes haceis esto posible sois vosotros, los que dia a dia entrais por aquí, los que en mayor o menor medida mostrais interés por esta temática viejuna,…

NiGHTS into dreams – Gran reserva del 96.

Vuelvo al redil unos pocos días, y ya que mi compañero de fatigas se ha animado a seguir con este proyecto, no puedo menos que echarle una mano a poco tiempo libre que tenga 🙂 Es posible que dentro de un mes y medio ya vuelva a estar por aquí más regularmente, a eso aspiro… hasta entonces os dejo con un artículo sobre uno de esos juegos que marcan un antes y un después tras jugarlos, y que debido a su temática, encaja perfectamente en las fechas en las que estamos. Feliz Navidad y Año nuevo a todos!!! -*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*- Elliot y Claris viven en Twin Seeds. Rondan los 15 años y como cualquier niño a esa edad, tienen sus propias…

Cotton 2 y Cotton Boomerang

Recuerdo que en su momento me propuse analizar la saga Cotton al completo. También recuerdo que ese día había desayunado un cortado en vez de un carajillo, así que supongo que hablaba en serio. Como lo prometido es deuda, y aprovechando que he encontrado unas horas de tranquilidad entre tanto estrés pre-navideño, esta vez os traigo dos juegos comentados por el precio de uno. Estoy hablando de Cotton 2 y Cotton Boomerang. A pesar de que Cotton parece mirar al observador, Interviú asegura que es un “robao”, y no un “posao” Introducción o proemio Cotton 2 apareció en 1997 de la mano de Success, en forma de cartucho para la placa de recreativas ST-V primero y en conversión corta-y-pega para…

The Combatribes – Quilombo para tres

Una ciudad tomada por las bandas callejeras. El crimen campa por sus respetos. Las calles se llenan de delincuentes comunes, navajeros, yonkis, canis y yenis, taxistas que escuchan la COPE a volumen infernal… Las autoridades, venales, corruptas y pusilánimes, no hacen absolutamente nada para detener tanta locura. Sólo tres compañeros de gimnasio, adictos al clembuterol y a los efluvios del Reflex, están dispuestos a plantar cara a las bandas de delincuentes y a limpiar las calles de escoria. Realmente, casi todos los juegos de lucha estilo “yo contra el barrio” que aparecieron en los 80 y los 90 partían prácticamente de ese mismo argumento: un justiciero o un reducido grupo de justicieros que deciden por su cuenta recuperar las calles…

El espectáculo debe continuar

Hola a todos. Soy Daniel, más conocido como Sparkyman, el segundo de a bordo de Retrobits. Para empezar, me gustaría agradecer en nombre de mi compañero y el mío propio las palabras de aliento que algunos lectores nos habéis dejado en su entrada de despedida. Despedida que yo también espero y deseo que sea temporal. Y es que son precisamente esas palabras, además de las muchas visitas que hemos tenido y aún tenemos (a pesar del parón), lo que me ha animado a intentar hacer posible lo que voy a anunciar a continuación: Retrobits vuelve. Llevo bastante tiempo (un mes) pensando en la posibilidad de continuar yo solo con la andadura que emprendimos juntos Javi (Dricas) y yo, y que…

Fin (al menos para mi).

Al menos de momento. Desde hace dos meses mis posibilidades de acceso a un ordenador se reducen a unas tres horas semanales (si, aun existen lugares asi de tecnológicamente subdesarrollados). Ese tiempo es claramente insuficiente para mantener un blog con un mínimo de contenido y/o entradas interesantes, de modo que, dando por supuesto que a este blog no solo entra gente que viene a descargarse cosas sin más, si no que hay cierto grupo que entra esperando ver cosas nuevas; y como esta situación de abandono tecnológico se va a extender hasta bien entrado Febrero de 2008; he decidido abandonar mi parte de RetroBits y dejar colgado ese cartelito tan mono que veis ahi arriba (fusilado de GoogleImages). Esta decisión…

No me seas Wii-pollas . 1 . Sega Activator.

Revolucionaria experiencia. El futuro de los videojuegos. Mejor invento del año. Cosas como estas se pudieron leer a la salida de la Wii. Cierto es que la consola y su manera de entender la diversión son algo único actualmente, por lo que es normal que hordas de Nintendo Fan Boys la quieran poner por encima del resto con excusas argumentos como: es que nintendo siempre va un paso por delante de la competencia. ¿Ah si?

Intros de consolas 2

Aqui va la segunda parte de aquel post sobre intros de consolas… muuuuchos videos ordenados de “nuevos a viejos” (las portatiles van juntas)… para que veais como de cuanto se puede evolucionar en unos pocos años… Y de regalín, especial MegaCD… 100% ochentero, para un sistema de CD… en los 90, je.

Choplifter – Mariano y Espe también jugaron

Ya estaba yo tardando en escribir de una puñetera vez meterme con el PP contaros algo acerca de uno de los videojuegos que más me frustraron en mi infancia. Y es que hay juegos que, por su elevadísima dificultad, te marcan. Y más, cuando eras un crío escaso de paga y cada partida te costaba cinco señores duros, veinticinco pesetas de aquellas que, a diferencia de esta maravillosa moneda única europea que nos iba a atar los perros con longaniza a todos, sí que valían para algo. Y más, en los felices 80. Esto eran dos partidas. Treinta céntimos al cambio. Para que luego digan que cualquier tiempo pasado no fue mejor. En esta vida hay al menos tres videojuegos…