Tag Archives: Master System

Retrobits Podcast 2×08 – El del Sonic de 8 bits y nuestra sala de juegos

Aunque fuisteis varios los que propusisteis, aprovechando que estabamos en Semana Santa, la grabación de un programa sobre juegos que tuvieran que ver con la religión, las sectas y todo eso; una serie de catastróficas desdichas culminó en que… en que… en que se pasó Semana Santa y no grabaron nah de nah. No obstante dejamos pendiente el tema, como ya os dijimos por Twitter, y protememos que tarde o temprano (será tarde, seguro) grabaremos el prometido programa. Mientras tanto esta gentuza ha parido una suerte de monográfico sobre el primer juego que tuvo Sonic, la actualmente malograda mascota de Sega, para sus pequeñuelas de 8, como el número de programa, bits: Master System y Game Gear.

DDUC: Doctor, ¿que transformador tengo que usar?

Cada cierto tiempo me encuentro con esta duda, o bien cuando recojo alguna consola «huérfana» a la que le tengo que acoplar un transformador de corriente, o bien alguien que en una situación parecida me pregunta (normalmente alguien que ya se ha cargado algún aparato). Normalmente la consola suele llevar una pegatina que te ayuda, y si no ya tenemos al amigo google que nos saca de dudas. Aun así, conseguir el mismo adaptador de corriente que pide la consola no es fácil, así que acabamos usando el más parecido, aunque siempre quede «el resquemor». Aquí os contaré algunas de mis reflexiones, que espero sirvan para orientaros si os pasa lo mismo. Pasos básicos ¿qué es un transformador o adaptador…

HVG – La compilación retro definitiva

HVG – History of Video Games ¿Cómo era eso de «Un anillo para gobernarlos a todos»? Pues esto vendría a ser algo así como «Una compilación para gobernarlos a todos [los emuladores]» Sin palabras. Así fue como me quedé el día que descubrí las compilaciones de auténtico HAMOR que el señor Oscar García se estaba currando y estaba subiendo a su web: HVG History of VIdeo Games.

Choplifter – La maldita máquina del helicóptero

[Publicado originalmente el 24 de agosto de 2007] Ya estaba yo tardando en contaros algo acerca de uno de los videojuegos que más me frustraron en mi infancia. Y es que hay juegos que, por su elevadísima dificultad, te marcan. Y más, cuando eras un crío escaso de paga y cada partida te costaba cinco señores duros, veinticinco pesetas de aquellas que, a diferencia de esta maravillosa moneda única europea que nos iba a atar los perros con longaniza a todos, sí que valían para algo. Y más, en los «felices» 80. En esta vida hay al menos tres videojuegos que, al haber resultado demasiado duros para mí, se han convertido en una especie de retorcida obsesión o, más aún,…